• Ray Otero-Alonso

Azucareros de Villa Clara

Actualizado: 21 jul


Villa Clara, uno de los cuatro mejores elencos de los torneos nacionales cubanos, vio su debut en los mismos en la temporada 1977-1978/17 SN, cuando la estructura de la pelota cubana cambió y la expansión a 18 elencos se produjo.


Reseña Histórica

Resultó un equipo que desde sus inicios mostró sus futuras posibilidades, en ese torneo del debut ancló en la sexta posición y era solo el inicio de un acecho a la cima de la tabla de posiciones de cada campaña nacional cubana, resultando premiados apenas seis años después, con su primer título nacional durante la temporada 1982-1983/22 SN bajo las órdenes del mentor Eduardo Martín y con un asombroso récord de 41-8 (.837).

 

Roster de Villa Clara en su debut, temporada 1977-1978/17 Serie Nacional

Lanzadores: Aniceto Montes de Oca, José Riveira, José R. León, Isidro Pérez, Leonel García, Enrique Crespo, Nivaldo Pérez, Eleuterio Molina, José L. Cruz y Oscar Molina.

Receptores: Alberto Martínez, Lázaro Pérez y Antonio Aguilar.

Jugadores de cuadro: Silvio Montejo, Pedro Jova, José Pérez, Francisco J. Carbonell, Jorge Yánez y Carlos García.

Jardineros: Víctor Mesa, Amazo Zamora, Pablo Mederos, Luis Jova y Valentín León.

Director: Eduardo Martín

 

De aquellas escuadras iniciales, talento era lo que le sobraba al Villa Clara, desde el mejor pelotero que ha dado el territorio con el vistoso jardinero central Víctor Mesa, pasando por el receptor Alberto Martínez, el inicialista Alejo O’Reilly, el torpedero Pedro Jova, el tercera base Rafael O. Acebey y los jardineros Amado Zamora y Luis Jova, hasta lanzadores de probada calidad como los derechos Isidro Pérez, Mario Véliz, José R. Riscart y Guillermo Martín y los zurdos José Riveira y Dagoberto Martínez, entre otros.


La gran calidad y combatividad del conjunto – clásica de los elencos del centro del país mostrada por los Azucareros de los años 70 del siglo pasado -, lo hizo convertirse en habitual de las postemporadas cubanas, tras el arribo de estas en la 25 SN/1985-1986, sin embargo, después de aquel primer título, de manera contradictoria, Villa Clara no volvería a lograr campeonato nacional alguno hasta 10 años después.


Sería una nueva reestructuración de los torneos cubanos, en la campaña 1992-1993/32 SN, cuando Villa Clara, de simple elenco de futuro, pasó a convertirse en una de las mejores ediciones de titulares de Cuba en la historia de las Series Nacionales.


Ese año los villaclareños, dirigidos por su ex torpedero Pedro Jova y liderados por su ya veterana estrella Víctor Mesa y tres lanzadores como Rolando Arrojo, Eliecer Montes de Oca y Jorge Pérez, darían lecciones a todos su rivales, echando por tierra diez años de espera, para imponerse en las semifinales ante Santiago de Cuba y después en un sensacional y emotivo Play Off final a Pinar del Río, en ambas ocasiones en seis juegos. Sería el inicio de tres títulos en línea en donde la “Maquinaria Naranja” era temida y donde grandes finales – como la de siete juegos en 1994 ante Industriales – se produjeron. En el periodo, Villa Clara terminaría anclando en cinco finales consecutivas, de 1993 a 1997, y solo la salida de varios de sus peloteros del país y las sanciones a otros, impedirían más títulos del combinado del centro.


Para muchos, en un debate que resultaría interminable, esta versión del Villa Clara califica como la mejor de elenco alguno que ha pasado por nuestras Series Nacionales, siempre en ardua disputa con versiones de los otros tres grandes: el Azul de Industriales de los sesenta, el Vegueros de Pinar del Río de los ochenta y las Avispas de Santiago de Cuba de finales de los noventa y principios del nuevo Siglo XXI.


Después de aquellas cinco finales y tres títulos, un total de 18 años pasaron para que los Azucareros ascendieran nuevamente a la cima del béisbol cubano de Series Nacionales. Largos 18 años en donde su afición solo rememoraba los cuatro títulos de la provincia – 1983, 1993, 1994 y 1995 – liderados por su manager Jova y el carisma de un pelotero ya retirado como el estelar Víctor Mesa.


Años después, hasta el propio Mesa trató de manera infructuosa de llevar nuevamente al título al mismo elenco que en gran parte él hizo grande. Fueron 8 temporadas – del 2001 al 2008 – de completa frustación en período donde obtuvieron dos subtítulos de Cuba, dos terceros lugares, dos cuartos y dos veces terminaron en la 5ta posición, significaba estabilidad, pero el triunfo quedaba siempre a la vuelta de la esquina. Mesa nunca pudo ofrecer un banderín a la provincia y un cambio de dirección llegó.


Otro subtítulo en el 2009, bajo una vez más la égida del veterano Eduardo Martín, colmaba la paciencia de sus seguidores y la espera parecía no acabar. Sin embargo, en el 2012-2013/52 SN un hombre como el ex jugador del elenco campeón en 1983, Ramón Moré, tomó las riendas de Villa Clara y en su segunda temporada al mando, hizo todo lo necesario para que los Naranjas triunfaran por quinta vez en los torneos de Cuba.


Villa Clara volvió a la gloria bajo las órdenes de Moré, pero, sobre todo, por la cohesión del equipo y el liderazgo de su veterano receptor, Ariel Pestano - excluido injustamente por Víctor Mesa del equipo Cuba al Clásico Mundial 2013 -, y quien en el choque que definió el campeonato, golpeó un cuadrangular decisivo para que Villa Clara se impusiera al Matanzas – curiosamente ahora bajo las órdenes de Mesa – en cinco choques.


Tal título nacional hizo a Villa Clara convertirse en el primer representante de Cuba en una Serie del Caribe desde 1960, cuando en aquella ocasión los Elefantes de Cienfuegos se llevaron el título. Pese a lo histórica de la participación del elenco en la edición de la Serie del Caribe 2014, Villa Clara terminó en la última posición entre los cinco elencos participantes con balance de 1-3.


Tras el último de sus títulos nacionales, Villa Clara ha asistido a tres postemporadas e incluso a una final de Cuba, pero en ellas muestra balance de 8-13. Tras ser eliminado de asistir a la segunda etapa de la 57 SN al caer 2-0 en la Serie de Comodines ante Granma, un año después Villa Clara se adjudicó el segundo lugar bajo las órdenes de Eduardo Paret, pero nuevamente ha caído en un impás con dos 13er lugares en campañas subsiguientes.


En la 61 Serie Nacional se produjo el regreso del otrora mentor Pedro Jova tras 24 años de ausencia, pero pese a mejorar tres posiciones respecto a la campaña anterior y mostrar el elenco buenos momentos durante la etapa regular, la falta de talento hizo a Jova no poder avanzar más y el elenco quedó fuera de otra postemporada cubana por tercera vez consecutiva.